¡Comparte!

La Red Compartida constituye uno de los proyectos más ambicioso de despliegue de infraestructura en México, para dotar de cobertura móvil a las comunidades más marginadas.

Con la reforma constitucional de 2013 en materia de telecomunicaciones, uno de los aspectos principales fue lo que se conoce como la Red Compartida. A grandes rasgos, la Red Compartida es un proyecto mayorista que lo que busca es dotar de infraestructura al país para brindar servicios de banda ancha móvil a toda la república mexicana, para cerrar la brecha digital que aún existe. El pasado 20 de octubre, 2 consorcios presentaron sus ofertas técnicas y económicas para participar en esta licitación pública para el proyecto de Red Compartida.

Es importante señalar que tras el apagón analógico que concluyó el 31 de diciembre de 2015 quedó liberada la banda de 700 MHz en su totalidad. Asimismo, esta banda de 700 resulta idónea para la prestación del servicio que contempla la Red Compartida, de la cual se estarán utilizando 90 MHz de dicha banda que serán licitados a una sola empresa, misma que podrá vender los servicios a otros concesionarios ya establecidos y que actualmente se encuentran operando en nuestro país, como es el caso de América Móvil, AT&T y Telefónica.

La particularidad que tiene la banda de 700 MHz es, que, a diferencia de otras bandas, la de 700 resulta idónea para este tipo de proyecto, ya que no requiere de grandes inversiones para la infraestructura de torre para la prestación del servicio de telefonía y banda ancha móvil.

Por otro lado, llama la atención que sólo dos consorcios hayan presentado sus propuestas económicas técnicas y económicas para participar en esta licitación. Por un lado, está el consorcio Altan, integrada por Megacable y Axtel, y por el otro, el consorcio Rivada, integrado por Rivada Networks y Spectrum Frontier. En este sentido, es muy positivo que dos empresas hayan presentado las propuestas económicas, ya que existía gran incertidumbre en el sector en cuanto a si había realmente viabilidad económica y sobretodo, interés de las empresas para poder participar en un proyecto de tal magnitud.

Hay que tomar en cuenta, que con los recortes presupuestales al paquete económico 2017, se ha generado una afectación importante a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Sin embargo, si este proyecto se lleva de manera adecuado, la Red Compartida representará para el estado mexicano el 1% del total de los ingresos, lo que habla del gran desarrollo y crecimiento que están teniendo las telecomunicaciones en nuestro país.

Finalmente, hay que tomar en cuenta, que, por mandato constitucional, la Red Compartida debe entrar ya en operación a partir de 2018, el proyecto debió haber empezado el proceso de licitación en 2014, por lo que se tiene un tiempo considerable de retraso, que esperemos pueda ser enmendado por la propia autoridad y la empresa que resulte ganadora de este proyecto.

En suma, el proyecto de Red Compartida establecido en la Reforma Constitucional de 2013 en materia de telecomunicaciones, representa una gran oportunidad para cerrar la brecha digital en nuestro país. Afortunadamente fueron dos empresas las que presentaron sus propuestas, aunque lo idóneo hubiera sido que el número de consorcios hubiera sido mayor. Sin duda, es un proyecto ambicioso que será fundamental para el desarrollo del sector. Esperemos que se desarrolle de manera adecuada y que haya una viabilidad real para las empresas interesadas y que al final del día, beneficien a los consumidores; sobre todo a los que actualmente se encuentran más alejadas de estas tecnologías.

La labor de gobierno y sector privado, será fundamental para dar cabal cumplimiento a las disposiciones constitucionales.