¡Comparte!

Durante años y casi siglos de historia, desde que existen los medios de comunicación tradicionales como la radio y la televisión hemos sido víctimas de una manipulación incesante generada por los monopolios de los medios de comunicación existentes. 

En concreto, hablamos de Televisa principalmente, quien hoy en día controla el 96% de los medios de comunicación en nuestro país. Fundada en 1930 por quien fue conocido como “El Tigre” Azcárraga, Televisa fue adquiriendo un poder impresionante no sólo en nuestro país sino mas allá de las fronteras y en poco tiempo se convirtió en la televisora mas grande de América Latina y una de las mas grandes de todo el mundo. Sin embargo, y desde mi punto de vista, la historia de este gran monopolio no termina aquí; es mucho mas complejo de lo que uno podría llegar a pensar.

Por otra parte, el gobierno de México juega un papel trascendental en la manipulación, los monopolios y la falta de información generada durante muchísimos años sobre todo hablando de los sucedido a lo largo de 70 años en gobiernos priistas. Me atrevería a decir, que gran parte del éxito y de las victorias de gobiernos y sexenios como el de De La Madrid, Salinas, Zedillo entre otros presidentes, se ha dado en gran medida por “culpa” de los medios de comunicación. Entendemos y sabemos también que gran parte del poder adquisitivo y monopólico que ha tenido Televisa y TV Azteca se debe a las concesiones otorgadas por el gobierno y el caso contundente de Televisión Azteca. Su poder viene de la mano de la privatización de ésta en el año 1992 cuando IMEVISIÓN pasa ser propiedad privada después de ser del gobierno durante más de 20 años. En 1992 Ricardo Salinas Pliego toma las riendas de TV Azteca hasta posicionarla como la segunda televisora mas influyente en los medios mexicanos, contribuyendo de manera notable a la creación de los monopolios de la mano con Televisa.

Me parece que es importante resaltar toda la serie de antecedentes históricos que han acompañado a Televisa, Azteca y en general a la televisión mexicana. Considero, que hablar de la televisión en el caso preciso de México, es hablar también de la historia de Televisa. Ahora bien, pienso que ahora teniendo claros toda la serie de antecedentes que acompañan a los medios de comunicación en nuestro país, ahora sí podemos hablar de uno de los temas que han generado un enorme impacto en la opinión pública y una enorme expectativa y hasta cierto punto polémico entre los especialistas y académicos: la iniciativa de ley en materia de telecomunicaciones presentada por Enrique Peña Nieto el pasado 11 de marzo.

De la mano con esta reforma constitucional, muchos dicen que para desviar la atención en ese aspecto se dio el hecho de la detención de la dirigente magisterial Elba Esther Gordillo por el desvió de recursos, lavado de dinero y crimen organizado, mientras Peña Nieto generaba las negociaciones correspondientes con las grandes empresas para preparar la iniciativa en materia de telecomunicaciones.

La reforma fue presentado por el mandatario mexicano el 11 de marzo del presente mes generado enorme dudas y cuestionamientos en torno a lo que presentaba Peña Nieto como una verdadera reforma de cambio en los medios y las nuevas tecnologías.

¿Qué pasa con esta reforma y que es lo que se plantea con esta nueva iniciativa? Uno de los puntos principales que es lo mas resaltado de esta reforma es la propuesta de generar mayor competencia, como bien dijo el presidente de la república Enrique Peña Nieto “debemos asegurar la competencia en todos los campos de la economía y las telecomunicaciones” […] “La competencia detona procesos de inversión e innovación y por lo mismo deben prevalecer condiciones de competencia en el ámbito de las telecomunicaciones” […].

Así mismo, esta reforma viene acompañada de tres punto fundamentales considerados sus mayores objetivos: Fortalecer los derechos de la libertad de expresión, fortalecer por igual la competencia en radiodifusión y telecomunicaciones y por último pero no menos importante, crear las condiciones para incrementar la infraestructura.

Leyendo a grandes rasgos esta iniciativa de ley, uno podría pensar que es la reforma perfecta en materia de telecomunicaciones, sin embargo a mi entender creo que, por mas que lo niegue el propio gobierno, hay una serie de detalles atrás que finalmente benefician a unos cuantos y seguirá beneficiando a los de siempre, no es la primera vez que escuchamos hablar acerca de un reforma en este sentido sin embargo creo que así como podemos ver aspectos muy positivos creo que también esta plagado de irregularidades o cuestiones que no son aprobadas por el Congreso en su totalidad porque representa una perdida en los intereses particulares de cierto partido político o cierta empresa poniendo el caso particular de Televisa y TV Azteca y porque no, también a Carlos Slim refiriéndonos a la Telefonía móvil.

Esta iniciativa de ley en lo personal no me parece mala en lo absoluto, pero tristemente sabemos que esto no se está haciendo en beneficio de la sociedad mexicana, sino que como bien lo dije antes, existe una serie de intereses partidistas, gubernamentales, empresariales o de los que cada quien quiere que mas allá de la iniciativa, estos “cambios” van acompañando en gran medida de los intereses económicos que esta reforma tiene consigo.

Si bien es cierto que tiene objetivos que eran urgentes, no es casualidad que desde la presentación de esta iniciativa el movimiento estudiantil #yosoy132, protestó en contra de esta reforma comunicativa al estar en desacuerdo por lo que pueda tener detrás en cuanto a intereses y otro tipo de situaciones.

A pesar de todos estos aparentes beneficios en materia comunicativa, existe una serie de contradicciones o de puntos negativos que se pueden ver en relación a esta reforma. Hay ciertas plataformas tecnológicas existentes en nuestro país que considero no están preparadas para albergar un reforma de esta naturaleza, la conformación de IFETEL, ¿de que manera será regulada, y en base a que aspectos estará actuando? Esta y un sin fin de preguntas me han surgido desde la presentación de este iniciativa, que creo yo, no es una iniciativa bien estructurada y que a la larga no creo que sea respetada. Con ella vienen acompañada como ya dije, una serie de eventos e intereses en beneficio, una vez mas, de unos cuantos poderosos empresarios que con el simple hecho de controlar los medios de comunicación son capaces de controlar también las ideas, la forma de pensar, de actuar, etc. de la gran mayoría de la población mexicana, aquellos que se dejan manipular por Televisa y que no están bien informados.

Para concluir, puedo decir que la iniciativa de reforma no me parece mala, creo que toca puntos importantes relacionados con las telecomunicaciones, un tema que se ha tocado a lo largo de muchos sexenios que por diferentes situaciones no ha podido llegar a buen puerto. Sin embargo, y aunque quizá mucho estén en desacuerdo conmigo, me parece que detrás de esta iniciativa presentado por el presidente Enrique Peña Nieto hay una serie de intereses detrás que al final del día terminarán beneficiando a los mismo de siempre, poniendo el caso específico de Salinas Pliego y Azcárraga en la televisión y Carlos Slim en el tema de la telefonía móvil.

La iniciativa está hecha como uno de los puntos hechos por Peña Nieto en el “Pacto Por México” al principio de su gobierno, no aprobada en su totalidad por el Congreso. A pesar de esto y como dije, me parece una buena iniciativa que depende mucho de nosotros como sociedad civil que se respete y se lleve acabo en su totalidad una reforma de esta naturaleza. Tenemos que actuar, presionar y demandar que se cumpla lo que se ha propuesto en esta reforma; solo de esa manera, solo así veremos verdaderos cambios en materia de telecomunicaciones que durante mucho tiempo hemos estado esperando.