Como muchos sabemos, durante las últimas semanas ha llamado la atención de sobremanera la adquisición que se avecina de dos grandes empresas de contenidos en Estados Unidos: Fox y Disney. Más allá de lo que implica la operación de dos empresas de este tamaño desde un punto de vista corporativo y transaccional, quizá lo que más preocupa y que, implica un análisis muchos más serio y profundo, es el aspecto vinculado a competencia económica, telecomunicaciones y radiodifusión.

El antecedente. A finales de 2017, The Walt Disney Company, anunció un acuerdo vinculante (binding agreement) para adquirir a  la gigantesca empresa de contenidos 21st Century Fox por un valor aproximado a los $52,4 mil millones de Dólares. Dentro de los activos que se contemplan para esta operación está la adquisición de la unidad de filmación y de estudios de televisión 20th Century Fox, Fox Televisión Group, 73% de la participación de National Geographic, Star India, el 30% de la participación de Hulu y otros activos clave.  Se espera que la operación concluya a mediados o finales de este año a espera de la aprobación de las autoridades regulatorias de varios países (dentro de los cuáles está México).

¿Qué sucedió en jurisdicciones clave desde el punto de vista regulatorio? En Estados Unidos, se autorizó esta operación pero estableciendo ciertas limitaciones que implican dejar fuera algunos canales deportivos regionales que operan en Estados Unidos mientras que en la Unión Europea, a pesar de que se aprobó esta operación, se solicitó la desinversión de ciertos canales de televisión que son propiedad de Disney como History Channel, H2 y Crime & Investigation. En otros países también se ha aprobado la operación con la limitante de desincorporar relaciones contractuales como agentes de distribución de películas como proveedores en el mercado de exhibidores de cine.

¿Qué sucederá en México desde este punto de vista? La operación desde el punto de vista regulatorio tiene dos aristas. Por un lado, esta la parte que debe resolver la Comisión Federal de Competencia Económica en el mercado de distribución de películas para su exhibición en cines, licenciamiento de música y contenidos. En este último caso la COFECE determinó que no existe riesgo alguno para la competencia con esta operación.Es innegable que la resolución emitida por la COFECE en esta materia es limitada en relación a lo que se ha resuelto en otras partes del mundo como la Unión Europea, Chile o la India. Por el otro, esta la autorización que al efecto debe emitir el Instituto Federal de Telecomunicaciones.

Sin embargo, el tema que resulta más sensible y complicado es la parte de competencia y regulatorio en materia de telecomunicaciones y radiodifusión. El Instituto Federal de Telecomunicaciones no se ha pronunciado todavía sobre esta operación pero es posible que lo haga en los próximos días y quizá su resolución vaya muy de la mano al sentido de la resolución de la COFECE en otros sectores.

No obstante lo anterior, es importante destacar que ni Disney ni Fox son concesionarios de redes públicas de telecomunicaciones ni autorizados para prestar servicios de telecomunicaciones, ni tampoco tienen participación accionaria en ninguna de las empresas que prestan servicios de telecomunicaciones en México, por lo que, insisto, el IFT no creo que vaya más allá de lo que la COFECE ha resuelto aplicando los criterios de la Ley Federal de Competencia Económica (LFCE).

Por otro lado, el punto medular de todo esto es quizá lo que tiene que ver con la transmisión de eventos deportivos a través de la llamada Televisión Restringida que actualmente domina Televisa en un 60%. Es por ello, que Televisa opondría gran resistencia a esta operación al ver afectado su negocio en ese sector con la entrada de un nuevo agente en la transmisión de eventos deportivos, sobre todo el fútbol (cuyos índices de audiencia son bastante elevados).

Con la preocupación anterior sobre la mesa, esta operación puede aumentar el poder de negociación con empresas dominantes como Televisa, que han ejercido poder sustancial en la distribución y transmisión de eventos deportivos. Es por ello, que se han generado mayores márgenes dado el aumento real en las tarifas aplicadas a los suscriptores es menor que el incrementos real en la adquisición de contenidos y programación de entidades nacionales independientes y extranjeros como es el caso de Disney y Fox.[1]

Por lo anterior, da la sensación que el objetivo detrás de todo esto y que al final, que fue el objetivo de la LFTR[2], es lograr una mayor competencia, mejor calidad a menores precios. Sin embargo, no podemos pasar por alto que dichas LFTR favoreció de sobremanera a diversos concesionarios de estos servicios que se han servido del 9º transitorio de la LFTR con la llamada Cláusula Cablecom. Esperemos que perdura la sensatez en este tipo de resoluciones y que el regulador empiece a apostar por una convergencia digital y deje de lado los privilegios a los concesionarios de siempre.

OPERACIÓN RODEADA DE POLÉMICA

Por un lado, compareció el Presidente López Obrador a expresarse sobre dicha transacción al declarar que lo que mas le preocupa es que se cobre por ver el futbol […] no vaya a suceder de que se dé una autorización que afecte a los consumidores, a los aficionados del futbol. Me parece es una decisión que sólo compete al IFT y a la COFECE en uso de sus respectivas autonomías, preocupa que vaya empezar a haber injerencias del ejecutivo en este tipo de operaciones. Igualmente, el asunto se ha polemizado por un aparente conflicto de interés entre un ex comisionado de la COFECE y un ex comisionado del IFT que se ha informado representan a la empresa FOX en esta operación.

EN LA MIRA…

El pasado 14 de febrero el Senado de la República ratificó a Ramiro Camacho Castillo como nuevo Comisionado del IFT por un periodo de 9 años para sustituir a la actual Comisionada María Elena Estavillo que culmina su mandato el 1 de marzo. Es de destacar que con la salida de Estavillo el Pleno del IFT quedará integrado por puros hombre. Tanto la participación de María Elena Estavillo como de Adriana Labardini le dieron mayor autonomía, dinamismo y pluralidad al Instituto.

[1] Tovar, Ramiro. Disney–Fox y la televisión restringida en México recuperado de http://mediatelecom.com.mx/2019/02/11/disney-fox-y-la-television-restringida-en-mexico-2/

[2] Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión.