No es común en este sitio publicar artículos sobre deportes y fútbol pero en esta ocasión me voy a salir un poco del esquema para escribir un poco de lo que no ha dejado Rusia 2018 a todos nosotros. Los mundiales de futbol son una fiesta en todo su esplendor, levantan pasiones, tristezas y un sin fin de experiencias a veces indescriptibles.

La espera de 4 años se hace eterna para celebrar un mes de pasiones que se esfuman rápidamente. He sido un fanático del futbol desde hace años y el mundial para mi es siempre una fiesta en todos los sentidos. México es un país que sueña cada cuatro años por llegar al famoso quinto partido, nos pasamos la vida entera “imaginándonos cosas chingonas” en el ámbito futbolístico y vivimos siempre grandes decepciones del equipo mexicano pero ahí estamos apoyando cada cuatro años al equipo tricolor con una de las mejores aficiones del mundo.

Pero ¿Qué nos dejo Rusia? Primero una extraordinaria organización en todos los sentidos, no por nada la FIFA el máximo organismo del futbol ha catalogado este como el mejor mundial de la historia, y creo que en ello no se han equivocado. Adicional a esto, creo que las selecciones nos dieron muchas sorpresas: los grandes favoritos del mundo quedaron fuera; España, Alemania, Brasil, Argentina quedaron eliminados en fases tempranas en la copa mundial. Ninguna de ellas logró pasar de los octavos de final, lo que hizo que este mundial sea diferente.

Mas allá de los goles, los resultados, los partidos, las victorias y las derrotas quizá lo que mas nos llamó la atención fue la extraordinaria actuación de Croacia (y no lo digo solo por serlo como segunda nacionalidad). Fue un equipo que calificó al mundial ganándole a Grecia en el repechaje, calificaron a Rusia con un entrenador que tuvo que tomar al equipo casi de emergencia. Quizá lo que Croacia nos enseñó es que si se quiere y se trabaja duro se pueden lograr cosas grandes. Los balcánicos nos dieron una gran lección de pasión, coraje y corazón. Una selección veterana que dejó todo en la cancha y que hoy festejan como si fueran campeones del mundo.

Croacia hoy nos da una lección de humildad. A mi en lo particular fue una selección que me hizo soñar y vibrar a lo largo de 31 días. Una selección que representa a todo un país que ha pasado por cosas muy difíciles y que hoy han tenido la garra para poder levantarse, un país que en medio de grandes crisis han logrado avanzar y hoy son el país 24 de la Unión Europea.

Croacia logro que todos los connacionales soñaran y se sintieron felices y orgullosos de sus jugadores, de su selección completa. Es una de las grandes cosas que nos deja Rusia 2018. De los subcampeones mundiales nadie suele acordarse, pero estoy seguro que Croacia pasará a la historia como una selección que logró vencer todos los obstáculos.

Gracias México, gracias Croacia, gracias Rusia por hacernos soñar una vez más por 31 días de pasión en donde todos no unimos en una misma causa. Ahora empieza la espera de 4 años para un mundial diferente, el mundial de Qatar 2022.